La muerte de Gödell

LA MATEMÁTICA, LA LÓGICA Y LA SUPERVIVENCIA DEL SISTEMA SANITARIO

Es curioso analizar a lo largo de la historia, cómo los acontecimientos y personajes de distintos ámbitos culturales, han desarrollado su trabajo en un contexto histórico, cultural y personal, resultando situaciones extrapolables a otras áreas y situaciones  coetáneas…o no.

Y analizando en esta ocasión a Kurt Gödel, Lógico, Matemático y Filósofo (28 de abril de 1906 Brünn, Imperio austrohúngaro, actual República Checa – 14 de enero de 1978, Princeton, Estados Unidos), afincado en EEUU en 1938, tras huir  de ser llamado a las filas del ejército alemán.

Reconocido como uno de los más importantes lógicos de todos los tiempos, el trabajo de Gödel ha tenido un gran impacto en el pensamiento científico y filosófico del siglo XX. Gödel, intentó emplear la lógica y la teoría de conjuntos para comprender los fundamentos de la matemática, la métrica de Gödel (o el Universo de Gödel) dónde demostró la existencia de soluciones paradójicas a las ecuaciones de campo de la relatividad general de Albert Einstein, entre otras obras y publicaciones importantes.

Pero Gödel sufría en sus últimos años, de períodos de inestabilidad y enfermedad mental. Tenía temores obsesivos de ser envenenado, y no comía a menos que su esposa Adele, probara la comida antes que él. A finales de 1977 Adele fue hospitalizada durante seis meses y no pudo continuar probando la comida de Gödel. En su ausencia él renunció a comer, hasta el punto de dejarse morir de hambre. En el momento de su muerte pesaba 32.5kg. El certificado de defunción en el Hospital de Princeton, el 14 de enero de 1978, refleja que murió de “desnutrición e inanición causadas por perturbaciones en la personalidad”.[]

Recordando y aludiendo al buen amigo de Gödel, Albert Einstein, y su  Teoría Especial de la Relatividad, viajamos en el tiempo hacia adelante, España 2014, país con un entorno Socio Sanitario con excelencia de sus profesionales, una cultura de proteccionismo Social Universal, financiamiento público y además dónde la esperanza de vida es de las más altas de toda Europa, es decir, un Sistema Sanitario dónde se garantiza atención sobresaliente al 100% de los asegurados y de manera gratuita. A primera vista, estamos ante un Marco socialmente excelente, que cuenta además con unos parámetros de calidad superiores. Hasta aquí todo bien pero, realmente, ¿estamos llevando a cabo una gestión sanitaria sostenible en el tiempo o por el contrario seguimos haciendo prácticamente lo mismo que hace 50 años, con un marco social y demográfico absolutamente diferente?, ¿quién y cómo se paga todo esto? Algo que constantemente está en deuda, ¿es algo que se “posee”?,

La rigidez en las organizaciones, en las personas, entendida como la falta de adaptación al nuevo entorno, así cómo la convicción de que si algo lleva funcionando bien “toda la vida”, no es necesario ni tan siquiera replantearlo, puede llevar a finales tan duros cómo el de nuestro matemático.

 

 

 

La tecnología y la organización empresarial, así como los últimos avances en nuevas formas de gestión de la enfermedad con el paciente, entendido este como individuo y no como parte de un grupo, son nuevos  escenarios. La medicina personalizada, desarrollada y centrada no sólo en la  genética del paciente, sino como un concepto global que integra tecnología y organización dentro del recorrido del ciudadano a lo largo y ancho del Sistema Sanitario, nos va a dar el argumento de efectividad y eficiencia, ya no sólo del tratamiento en sí, sino de la prevención y seguimiento de la enfermedad con la información bien producida como bastión y pilar.

La muerte Gödel de nuestro sistema sanitario, vendrá producida por inadaptación a las nuevas necesidades de nuestros clientes-pacientes, por la rigidez de un sistema que no abre las puertas a la implementación de nuevas vías tecnológicas y de gestión, herramientas del siglo XXI que ya están disponibles y que además fusionándolas con lo excelente de lo ya existente, evitarán un déficit económico que acabará con la desaparición de todo lo positivo que ahora tenemos a nuestro alcance.

¿Cuántos nuevos Teoremas, Estudios y Desarrollos hubiera podido crear Gödel si hubiese adaptado su manera de alimentarse a la nueva situación de Adele?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s